AH 20 – ¡Esto es Esparta!

 

Cuando el niño nació, como todos los espartanos, fue examinado. Si hubiese sido pequeño, débil, enfermo, o deforme habría sido descartado.

Desde el momento que pudo tenerse en pié, fue bautizado en el fuego del combate, enseñándole a nunca rendirse enseñándole a que morir en el campo de batalla sirviendo a Esparta era lo más glorioso que conseguiría en la vida.
Ir a descargar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s